top of page

PRIMITIVISMO POLÍTICO

Columna de Roberto Trobajo Hernández; Director General de AL Press


El populismo se está tomando al mundo, carcomiendo sociedades.


Mientras la gente evoluciona, avanza, involucionan la mayoría de los políticos: especímenes egocéntricos a los que sólo les interesa el poder para enquistarse como parásitos.


Aunque hay excepciones, como el expresidente uruguayo Pepé Mujica, líderes que aún existen con vocación de servicio, pero son muy pocos, cada vez menos, lamentablemente, en países donde millones claman por ¡vivir!



He tenido oportunidades de pasar tiempos en naciones con ambientes políticos distintos, inmerso en vivencias que me han dotado de experiencias que ahora les compartiré.

Hay países que cada vez se empobrecen más, empujando pueblos a la mendicidad. Mientras tanto, quienes gobiernan se enriquecen, pues devienen en magnates corruptos atornillados por los “apoyos” de tiburones oportunistas y saqueadores como son China y Rusia.


En esos países se devalúa la gente y la corrupción carcome al punto de prostituir conciencias, llegándose a hundimientos sociales que giran viciosamente y sin salidas, lastimosamente eclosionan tornándose en irreparables.


Las personas sensatas deberían hundir a parásitos, vividores, dizque políticos, ambicionando, van fanatizando ilusos con sus cantos de sirenas donde prometen villas y castillas, etiquetando con el sello de “Capitalismo Solidario”.


Entre los cubanos –del pueblo- le llaman “sociolismo”: de socios, entre jefes, que hacen negocios, unos pocos viviendo de mayorías.



Los países, ex repúblicas soviéticas, son naciones que tras décadas sumidas en el socialismo, marxista leninista, que les impusieron, han logrado avances pues se liberaron económica y socialmente, impulsándose desarrollos y rescatando-fortaleciendo valores humanos hacía el interior de sus sociedades, alcanzando estándares de vidas donde culturas ciudadanas les proporcionan seguridad entre connacionales.


Los que fueron “socialistas” ¡obligados! por la Unión Soviética, ahora recuerdan aquellos malos tiempos, signados por atrasos en todos los sentidos, y avanzan, evolucionan, haciendo políticas modernas, dinámicas, que incluso les permiten tener cada vez menos pobres y más clases medias pujantes.



Conozco países del Cáucaso, ex socialistas soviéticos, que –proporcionalmente- están mejor que la Rusia de hoy: con más del 40% de rusos muy pobres, aumentando, dada la creciente corrupción que emana desde los poderosos en Moscú.


China, más astuta que Rusia, se ha convertido en potencia por su inescrupulosidad e hipocresía política: son un riguroso régimen que esclaviza y sojuzga a sus miles de millones de chinos, dándoselas de comunistas pero son más capitalistas que los gringos, y oportunistamente se van apropiando de los recursos de países pobres y subdesarrollados, en África, el Caribe, Centroamérica, y Latinoamérica.



En América Latina se está en una encrucijada: se toma el camino de la modernidad política por el que andan las ex repúblicas soviéticas otrora socialistas-comunistas hasta llegar al estadio de desarrollo en que están los países de Norteamérica y buena parte de Europa, o el de seguirse hacia el despeñadero a que empujan populistas retrógrados momificados en un primitivismo político anacrónico y deshumanizante.

644 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page