top of page

FÚTBOL, PATRIMONIO DE LA GENTE

Por Diego Arango; Columnista invitado


No hay derecho para que el fútbol se convierta en una explotación exclusiva de un medio de comunicación deportiva.



Entendiendo que más allá de la parte económica, el fútbol es un patrimonio de la gente, es un activo popular de los millones de aficionados, para que se nos obligue a suscribirnos a un canal de deporte dueño de los derechos exclusivos para la televisión. Los que no tenemos suscripción a Win Shorts deberíamos haber pagado si queríamos ver la final.



Desde luego las personas de más bajos recursos son quienes no pudieron ver ese partido por televisión, dado que mucha gente no cuenta con tarjetas débito o crédito para suscribirse y, es más, cuántos no gozan de la televisión por suscripción ya que una inmensa mayoría de los estratos medio y bajo solo cuentan con televisión abierta TDT y en gran parte de las zonas rurales no hay televisión por cable, más si radiodifundida.


Los canales nacionales privados como RCN o Caracol históricamente han transmitido los partidos de la Liga y hasta los internacionales, pero la Federación Colombiana de Fútbol decidió otorgar los derechos exclusivos de transmisión a Win Sports, un canal cerrado por suscripción, al que aquellos de más bajos recursos no acceden, privándolos de un derecho natural de afición deportiva como es el futbol, un patrimonio de la gente.


Es más, este medio también se oponía a que el partido fuera transmitido públicamente por las alcaldías de Bogotá y Medellín, donde miles de aficionados esperaban ver en los parques la final del balompié colombiano.



Entiendo que este deporte mueve enormes recursos económicos y que desde luego es un negocio muy grande, pero también es parte de la vida cultural de los pueblos, donde la gente del común tiene derecho a disfrutarlo.


Por eso creo que el gobierno nacional, los ministerios de deporte, de cultura y de las TICS deben intervenir para abrir esos eventos a la ciudadanía a través de los canales oficiales o privados, pero sin obligatoriedad de pagos y suscripciones como está siendo en la actualidad.


Hago esta protesta porque como ciudadano me vi privado de ver esa maravillosa final, no tanto porque no pudiera suscribirme, que lo he podido hacer, sino porque se me sentí ofendido al ver como en la pantalla de Win Sports mostraban a cada lado a los técnicos de los equipos y en el centro el código QR para acceder a la suscripción, una estrategia comercial impositiva que vulnera el derecho de cualquier ciudadano a recibir la transmisión de ese importante certamen deportivo.



Esta voz de protesta la hago con todo el respeto hacia los canales de televisión, pues conozco bien esa actividad ya que por muchos años fui Presidente y Director Ejecutivo de uno de ellos y con el conocimiento de los altos costos que comporta el funcionamiento de los mismos, pero siempre entendí que el común de la gente tiene derecho a recibir toda información y eventos que son parte de la cultura del país.


64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page