top of page

MUCHO MÁS QUE SERPENTINAS

Por: Víctor Rodríguez; Corresponsal de AL Press en Uruguay

carnavaluruguay1.jpg

El Carnaval de Uruguay, considerado el más largo del mundo, comenzó con el desfile inaugural el 19 de enero en la capital uruguaya y terminó el último fin de semana de febrero. 

 

A pesar de no ser tan ostentoso como el Carnaval de São Paulo o el sambódromo de Río de Janeiro en Brasil; ni tan antiguo como los afamados carnavales españoles de chirigotas y comparsas, el Carnaval uruguayo cada vez más se posiciona como un atractivo para los turistas y los locales.

Desde aquel ya lejano 19 de enero cuando se realizó el desfile inaugural del Carnaval en la capital uruguaya hasta este último fin de semana de febrero, uruguayos y turistas volvieron a vivir el carnaval más largo del mundo.

En este 2023 se pudo volver a disfrutar en condiciones pre pandemia esta fiesta popular, que no solamente convoca a miles de turistas nacionales, regionales e internacionales; sino que moviliza e involucra en su proceso creativo y de puesta en escena también a miles de personas a lo largo y ancho del país.

Utileros, vestuaristas, arreglistas, costureros, proveedores de los más diversos servicios de vestimenta, alimentación, traslado y escenografía, movilizan una economía que trasciende las semanas que dura efectivamente el carnaval y se ha convertido en un engranaje que trasciende lo cultural para impactar fuertemente en el PIB nacional.

UruguayCarnaval1.jpg

Superando la pandemia


La industria del carnaval ha vuelto con fuerza en 2023. Después de un parón obligatorio debido a la pandemia, las calles, escenarios y tablados de Uruguay se han llenado nuevamente del color y el calor de las diversas manifestaciones carnavalescas que nutren la cultura popular.

Para todos aquellos que trabajan en el sector cultural relacionado con las fiestas del Rey Momo, la parada obligatoria del país por el Covid-19 significó un duro golpe. Pero gracias a la resiliencia y la creatividad de los artistas, organizadores y trabajadores, el carnaval ha vuelto más fuerte que nunca.

_chi6007.jpg

Un país, múltiples carnavales


Ahora bien, cada vez quedan menos dudas que a lo largo y ancho del país se han venido consolidando manifestaciones culturales que no solamente revisten importancia desde su impronta cultural, sino que representan un fuerte impacto en la economía, donde también entra a tallar el turismo interno, regional e internacional.

Por muchos años, quizás de la mano de la preponderancia de los medios de comunicación concentrados en Montevideo (capital que aglutina a poco más del 50% de la población) se conocía al Carnaval de Montevideo como sinónimo del Carnaval del Uruguay; pero, eso ha ido cambiando diametralmente en los últimos años y la llegada de las redes sociales, las plataformas digitales y las transmisiones de streaming han catapultado y consolidado diversas propuestas.

Tal es el caso del Carnaval de Cerro Largo (al oeste del país), las cada vez más consolidadas LLamadas del Interior (que tienen al departamento de Durazno (centro del país) como epicentro y más específicamente el Desfile de Escuelas de Samba de Artigas (extremo norte, frontera con Brasil) donde año tras año miles de personas nutren a agrupaciones carnavalescas al ritmo del Samba, en lo que se puede describir como una rèplica en miniatura del carnaval carioca.

montevideo-carnival-parade.jpg

El carnaval en cifras

Para el Uruguay el turismo es una actividad económica relevante por su aporte al PIB, cercano al 8% de acuerdo a cifras del 2018; mientras que según la Cuenta Satélite de Turismo que realiza el Ministerio de Turismo y a las exportaciones, se constata un 19 % a las de bienes y 44% a las de servicios, según datos ofrecidos por la Balanza de Pagos del Banco Central del Uruguay.

De acuerdo a estimaciones del propio Ministro de Turismo de Uruguay, Tabaré Viera el país no solamente recuperó el nivel de turistas, sino que se superó la etapa pre pandemia, de acuerdo a las consideraciones de la autoridad turística nacional.

imagenes5663a.jpg

Comercio, industria y turismo


Pero, ¿porqué hablamos de Carnaval? y ¿cuál es su importancia en el entramado social y económico de un país como Uruguay? Sin lugar a dudas, Uruguay es un país de servicios y se ha impuesto así en la región, primero con la banca y luego con ofertas hoteleras, termales y de esparcimiento como Punta del Este, Piriápolis o la Costa de Oro (espacios de playa y naturaleza a las orillas del Río de la Plata y en su confluencia con el Océano Atlántico).

El turismo se ha convertido en uno de los principales actores del comercio internacional, y representa al mismo tiempo una de las principales fuentes de ingresos de numerosos países en desarrollo, entre los cuales Uruguay no es la excepción ni mucho menos.

En este abanico de ofertas, la cultura nunca ha sido ajena a Uruguay y más precisamente el Carnaval no solamente ha venido ganando preponderancia en Montevideo con sus murgas, comparsas, parodistas, revistas y concursos lubolos; sino que a todo esto ahora se le suman ofertas diversas en multiplicidad de puntos del territorio nacional.

Según palabras del presidente del desfile inaugural del carnaval de Montevideo, el periodista Fabián Cardozo "el carnaval cada día va creciendo más, hoy es un producto de exportación con murgas uruguayas como "Agarrate Catalina" que han llegado a actuar en La Sorbona de París o en un escenario en Japón y hasta en el medio oriente, por lo cual hay que aprovecharlo"

"La televisión ha traído una innovación que es la masividad y que los espectáculos hoy se piensen en condiciones multimedia; o sea, no solamente para el espectador que está en el escenario, sino para quien lo sigue por televisión. El carnaval tiene un potencial económico que le permite autofinanciarse, yo considero que a estas alturas, sin límites", dijo Cardozo en diálogo con ALPres.

car.jpg

Por su parte, integrantes de servicios diplomáticos apostados en el país como la embajadora británica, Faye O'Connor viajó al norte uruguayo para presenciar el desfile del Carnaval en Artigas quedando impactada por el "samba, el baile, las carrozas carnavalescas, la percusión y la alegría". O'Connor afirmó que si bien el carnaval del norte es "diferente de Las Llamadas en Montevideo, me encantan ambos", resaltó.

bottom of page