top of page

EL FASCISTA GOLPE DE ESTADO EN KIEV

Por Roberto Trobajo, Director General de AL Press

peace-7041597_1920.jpg

La “gran prensa” estadounidense y sus compinches eurooccidentales, sumándoseles los replicadores latinoamericanos, recrudecen esfuerzos para engañar a la opinión pública imponiendo un discurso signado por la rusofobia.

 

Andanadas de publicaciones sesgadas contra Rusia se suceden con intensidad cuando las huestes militares ucranianas cada vez pierden más, o porque llegan fechas históricas inconvenientes para los nazis y tratan de distorsionar realidades.

 

Aunque, en cuando a derrotas, ya Zelenski salió a reconocer que han perdido a unos 31.000 militares en dos años y que los próximos meses serán muy complicados (así vaticina que les va a ir de mal en peor) en una guerra donde el real agresor no es Rusia.

 

Desde febrero del 2022, Occidente desató una guerra contra Rusia, utilizando a los ucranianos como carnes de cañón.

 

Empero, ya se sabe que la CIA lleva 8 años desplegando bases militares (se conoce de una docena) búnkeres subterráneos en el suelo de Ucrania y a lo largo de la frontera rusa, desde donde monitorean y controlan a los drones kamikaze que militares ucranianos utilizan para atacar a Rusia; súmesele a estas revelaciones hechas por el New York Times el descubrimiento de espías ucranianos operando donde los rusos hacen presencia.

 

Sin embargo, las agresiones nazis vienen desde mucho antes; se desataron hace diez años, en febrero del 2014, cuando en Ucrania aconteció un golpe de estado fraguado por Occidente.

 

En eso entonces se tomaron el poder en Kiev, extremistas radicales neonazis y antirusos.

 

Surgió una férrea oposición de mayorías prorusas que estaban en contra de los golpistas. La población de Crimea, que se negó a reconocer la dictadura de los golpistas, votó en un referéndum a favor de la salida de la península de Ucrania. Pero contra la población del Donbás el régimen de Kiev desató una guerra a gran escala que cobró la vida de 14 mil personas

 

Y es cuando, en medio de los ataques ucranianos contra la población en Donbás, Rusia se vio obligada a tomar medidas decisivas para proteger a la gente –civiles indefensos- viviendo esta región y en respuesta a la solicitud de estas repúblicas, el gobierno ruso tuvo que lanzar una operación militar especial.

 

Hoy, usando a Ucrania, Occidente recrudece ataques contra Rusia, enfrentando a los pueblos hermanos ruso y ucraniano, prohibiéndole a Kiev negociar la paz que Rusia ofrece. 

USA y los más nefastos nazis occidentales insisten en imponer un “orden mundial” en función de sus ambiciones imperiales, excluyentes; muy distinto al nuevo mundo multipolar y ampliamente participativo, propuesta que abandera Rusia.

bottom of page